¿Qué Es Una Relación Tóxica? – 15 Formas de Reconocerlas

 

¿Qué es una relación tóxica?

 

Si quieres saber qué es una relación tóxica, es importante entender que éstas se caracterizan por ser muy tormentosas y dolorosas, generalmente causan grandes daños en las personas, las familias, los lugares de trabajo y la salud mental; esto no quiere decir que por sus características sea un territorio para débiles, ya que muchas personas fuertes, sanas e independientes pueden encontrarse atrapados en una relación tóxica.

Las relaciones tóxicas dañan tu autoestima, tu felicidad, la forma en que te miras a ti mismo y al resto del mundo.  Una persona tóxica va por la vida con un sendero de corazones rotos, relaciones rotas y personas rotas detrás de ellas, pero las relaciones tóxicas no necesariamente terminan de esa manera simplemente porque la persona a la amas resultó ser una tóxica, esto depende si los dos se dejan envolver por ese ambiente tóxico o si trabajan juntos en ello para lograr que la relación madure. También muchas veces las relaciones pueden comenzar sanas, pero los sentimientos pueden tornarse negativos, la malas historias o las necesidades insatisfechas a largo plazo pueden empeorar, contaminar la relación y cambiar a las personas.  Puede suceder fácil y rápidamente, y puede suceder a las personas más fuertes.

 

Relación tóxica

 

Este tipo de relaciones generalmente comienzan de manera muy intensa y apasionada, pero con el tiempo los problemas, lo celos, el ahogamiento y el control obsesivo, no terminan para nada bien, al contrario, muchas veces por no saber llevar la relación de forma más serena, terminamos perdiendo un amor bonito y verdadero.

Algunas relaciones tienen todos los matices del mal desde el principio, los celos enfermizos, el control, la intensidad, malas palabras, muchas discusiones  por cosas que no tienen demasiada importancia y una actitud de tener siempre la razón y llevar siempre el control de todo, son malas actitudes más comunes en la relaciones tóxicas. Algunos comienzan con promesa y con todos los ingredientes correctos, pero en algún momento, los ingredientes correctos se reemplazan con resentimiento, celos, historias dolorosas y heridas.

 

¿Una relación puede dejar de ser tóxica?

 

 

 

 

Claro que si!, si tu sabes que es verdadero amor y conocer sus buenas intenciones en el fondo, es importante que luchen juntos por hacer cambios, lleguen a acuerdos y amabas partes cedan para mejorar la convivencia y profundizar la comunicación entre ambos, recuerda que lo que siembras tiene sus frutos, por lo que si ponen de su parte para terminar con la negatividad y el ambiente tóxico, seguramente con el amor lograrán superarlo todo.

Pero finalmente debes tener en cuenta, que si ambos nos están comprometidos para el cambio, es muy probable que toda la lucha en el mundo no cambie nada. Si las cosas se ponen cada vez más difíciles, será mejor que te hagas a un lado y sigas con tu camino, porque este tipo de relaciones trae muy malas consecuencias, infelicidad y mucho dolor.

 

 

15 Formas de Reconocer las relaciones tóxicas

 

 

 

Ser consciente de que la relación es tóxica, es vital para protegerse de la una ruptura dolorosa. Mantenerse en una relación tóxica, es mantener la mano sobre el botón de autodestrucción. No todas las relaciones tóxicas son fáciles de abandonar, pero ser consciente de las señales hará que sea más fácil reclamar tu poder y trazar una línea gruesa y audaz alrededor de lo que está permitido en tu vida y lo que se cierra.

El comportamiento tóxico existe en un espectro. Todas las personas y todas las relaciones hacen algunas de estas cosas algunas veces, pero eso no las hace tóxicas. Una relación tóxica se define por la consistencia, la intensidad y el daño. Éstas son algunas de las señales para reconocerlas.

 

1. Se siente mal y duele

 

Relación tóxica dolorosa

 

Te quedas dormido y te despiertas igual de mal. Miras a otras parejas haciendo su pareja feliz y sientes la picadura. ¿Por qué no podría ese tipo de amor pasar por ti? Puede, pero primero tienes que despejar el camino para que te encuentre. Dejar una relación nunca es fácil, pero permanecer demasiado tiempo en una relación tóxica asegurará que cualquier fortaleza, valor y confianza en ti se erosionen hasta convertirse en nada. Una vez que eso sucede, estás atascado.

 

2. Estás constantemente preparado para discutir

 

A veces puedes verlo venir, otras veces no lo verías venir ni iluminándolo con focos de estadio. Las preguntas se convierten en trampas. (‘Bueno, ¿preferirías salir con tus amigos o quedarte en casa conmigo?’) Las declaraciones se convierten en trampas. (‘Parecías disfrutar hablando con tu jefe esta noche’). La relación es una jungla y en algún lugar del camino te has convertido en un objeto de caza en un traje de piel. Es imposible salir adelante cuando esto se torna insoportable. Todos cometemos errores, pero los tuyos, tu pareja comienza a usarlos como prueba de que no has invertido demasiado, que no estás bien, que eres demasiado loca, etc. Lo único que realmente eres, es demasiado bueno para ser tratado así, entonces si sientes que esto te está pasando, será mejor correr lejos por que es una de las señales más contundentes de lo que es una relación tóxica.

 

Hombre estresado de pelear

 

 

3. Evitas decir lo que necesitas porque simplemente no tiene sentido

 

 

 

 

Todos tenemos necesidades importantes en las relaciones. Algunos de los grandes son atención, validación, aprecio, amor, intimidad, afecto. Cuando esas necesidades se burlan o se ignoran, el vacío de esa necesidad insatisfecha te hará querer comunicarlo y si es imposible hacerlo porque es una inminente discusión u no pueden llegar a a acuerdos, entonces todo se convertirá en un verdadero tormento y será imposible solucionar los problemas.

Esto como resultado indudablemente no trae nada bueno, porque si no se logran solucionar los problemas, la relación se convertirá en un laberinto sin salida y se lastimarán constantemente. Así que, sí tus intentos de hablar acerca de lo que necesitas siempre termina en una pelea, una promesa vacía, acusaciones de necesidad, inseguridad, celos o locura, de cualquier manera, es tóxico, porque aunque es cierto que todas las parejas tienen problemas y algunos días discuten más que otros, es muy diferente a que toda la relación será un eterno problema.

 

Discusiones interminables de una relación tóxica

 

 

4. No hay esfuerzo

 

Estar físicamente presente en una relación no significa que se haga una inversión en esa relación. Hacer las cosas por separado a veces es saludable, pero como con todas las cosas saludables, demasiado es demasiado. Cuando no hay esfuerzo por construir el amor, pasar tiempo juntos, compartir las cosas que son importantes para ustedes, la relación deja de ofrecernos esa energía vital que lo caracteriza y comienza a absorber la nuestra. Llega un punto en que la única forma de responder es: ¿estoy aquí, acaso no es lo que quieres? y la conclusión es que sería mejor si no estuvieras.

Una relación es de dos y por lo tanto ambos deben esforzarse por cultivar el amor, de lo contrario no funcionará ni fluirá correctamente.

 

Mujer despreocupada

 

 

5. Todo el trabajo, el amor y el compromiso vienen de ti

 

Nadie puede mantener una relación cuando una persona es la única que hace el trabajo, es algo realmente agotador y no se obtiene ninguna ventaja.  Es cierto que en una relación debes dar y entregarte, pero en la medida en que la otra persona también lo haga. Deja de lado la fantasía de que puedes mejorar las cosas si en el fondo sabes que no es así, no obtienes resultados, realmente estás solo en esto. Si te esforzaste lo suficiente, trabajaste lo suficiente, diste lo suficiente, hiciste lo suficiente y no pasa nada, ¡Detente!, solo para, ya eres suficiente y siempre lo has sido.

 

hombre frustrado de los problemas en su relación tóxica

 

 

5. Decir «No» conlleva un problema

 

«No» es una palabra importante en cualquier relación, es una decisión y es algo que debe ser respetado. No lo extraigas de tu vocabulario, ni siquiera en nombre del amor, especialmente no en nombre del amor. Las relaciones saludables necesitan compromiso, pero también respetar las necesidades y deseos del otro.

Comunicar lo que quieres y necesitas es tan importante para ti y la relación, como comunicar lo que no quieres y no aceptas. Encuentra tu ‘no’, dale un argumento y hazlo respetar. Una pareja amorosa respetará que no vas a estar de acuerdo con todo lo que dice o hace. Si solo te aceptan cuando dices ‘sí’, es probable que sea hora de decir ‘no’ a la relación. 

 

 

 

 

6. Cometer los mismos errores constantemente

 

Una de las cosas naturales de ser humano es que cometer errores, es parte de lo que hacemos, es como aprendemos, como crecemos y como descubrimos a las personas que no nos merecen. Incluso las parejas más amorosos y comprometidas harán cosas hirientes y estúpidas algunas veces, el verdadero problema, es cuando esas cosas suceden una y otra vez. Así que, cuando los errores son recurrentes y se repiten, quiere decir que no se ha aprendido nada de ellos y que al contrario se está generando una tolerancia absurda que te lastima.

Estas actitudes matarán lentamente incluso a la relación más sana. En algún momento, tiene que haber una decisión para seguir adelante o salir.

 

Errores recurrentes en una relación tóxica

 

 

7. No hay un verdadero apoyo de parte de tu pareja

 

Tú y tu pareja son un equipo, necesitas saber que pase lo que pase tienes el respaldo de la otra persona. En las relaciones sanas, cuando el mundo comienza a tirar piedras, la pareja se une y fortalece la pared del amor para que esto no pueda afectarlos o por lo menos puedan sobrellevar la situación juntos; mientras que las relaciones tóxicas a menudo dejan a una persona llevar toda la carga solo y aparentar que está ahí sin estarlo realmente. (Generalmente siempre tienen excusas para remediarlo)

Una relación donde no sientes el apoyo de la otra persona, no tiene sentido, porque si algo caracteriza una relación amorosa sana y verdadera, es sentir soporte constante, sentir que no se está solo para enfrentar los problemas porque hay alguien que realmente se interesa por lo que te pasa. Esta es una señal contundente de lo que es una relación tóxica.

 

Apoyo en una pareja

 

 

8. Abuso físico, psicológico o verbal

 

Estos aspectos son inaceptables en una relación. Cuando se sobrepasa esa línea del respeto ya no hay nada que hablar, esto es algo que no se debe aceptar por ninguna razón en una relación, si permites que pase una vez, seguirá pasando así esa persona te asegure lo contrario. Aléjate, esto siempre termina siendo una verdadera tragedia, esto es algo que no puede pasar nunca, ¡NO LO PERMITAS!.

Esto, no solo es señal de que es una relación tóxica, sino que también de que es una verdadera relación tragedia.

 

 

 

9. Demasiado pasivo-agresivo

 

El comportamiento pasivo-agresivo es un ataque indirecto y un movimiento cobarde por tener el control. La toxicidad en este caso radica en robarle la capacidad de respuesta a la otra persona y hacerla sentir menos. El ataque es sutil y a menudo se disfraza de otra cosa, como la ira disfrazada de indiferencia «lo que sea» o «estoy bien»; manipulación disfrazada como permiso «Me quedaré sola en casa mientras sales a divertirte», y lo peor: un villano disfrazado de héroe. Si alguien te ama, ama lo que eres, lo que haces, lo que piensas, y si le molesta algo te lo dice de una forma constructiva. Así que, si tu pareja sólo habla para destruirte y hacerte sentir menos, entonces será mejor que termines con esto, porque es una señal muy fuerte de que es una relación tóxica.

 

Amor platónico doloroso

 

 

10. Nada se resuelve

 

Cada relación tendrá sus problemas. En una relación tóxica, nada se resuelve porque cualquier cosa por insignificante que sea termina en una discusión. No se puede confiar en que la otra persona tendrá la capacidad de tratar el problema de manera segura y que mantenga la conexión. Cuando esto sucede, las necesidades de pareja no pueden suplirse, y en una relación, las necesidades no satisfechas siempre alimentarán el resentimiento.

 

 

 

11. Lo que sea que estés pasando, yo estoy pasando peor

 

En una relación sana, ambas personas se preocupan por la felicidad y el bienestar del otro; el dolor de la otra persona es el dolor mío y tiene una prioridad importante en mi vida. En una relación tóxica, cuando necesitas apoyo no lo recibes de verdad, sientes que estás absolutamente sólo en esto, y siempre la conclusión es la misma, el enfoque siempre estará en la otra persona. «Cariño, sé que estás realmente enferma y no puedes levantarte de la cama, pero es muy estresante para mí porque ahora tengo que ir a la fiesta que me había comprometido».

 

Inseguridad tóxica

 

 

12. Inseguridad descontrolada

 

Todos merecen tener un grado de privacidad y las relaciones sanas pueden confiar que esto no será mal utilizado. En cambio, si tu pareja revisa constantemente tus recibos, tus facturas telefónicas, tus mensajes de texto, esto muestra un nivel de control tóxico. Es degradante. Eres un adulto y no necesitas supervisión constante.

 

 

 

 

13. Las mentiras. ¡Oh las mentiras!

 

Mentir y engañar disolverá la confianza de cualquier relación como si nunca hubiera estado allí. Una vez que la confianza se ha ido tan lejos, es difícil recuperarla. Puede volver en unos momentos o días, pero siempre te sentirás frágil esperando el movimiento equivocado. Una relación sin confianza puede convertir a las personas fuertes y sanas en algo que no son naturalmente: inseguras, celosas y desconfiadas. La toxicidad de esto radica en el inevitable y lento final de la confianza. A veces, ni toda la lucha en el mundo, puede reparar la confianza cuando se rompe gravemente.

 

Mentiras

 

 

14. Las grandes decisiones se comparten con personas importantes. Y claro que no eres una de ellas

 

Si estás compartiendo tu vida con alguien, es fundamental que tengas una opinión sobre las decisiones que lo afectarán. Las opiniones y sentimientos de la pareja siempre serán valiosos e importantes, ¡Tu voz es importante!. Un compañero amoroso en el contexto de una relación sana tendrá en cuenta tus pensamientos y opiniones, no fingirá que no existen ni asumirá que los suyos son más importantes. Si realmente haces parte de su vida, entonces debe tenerte en cuenta.

 

Decisiones importantes que no se comparten en pareja

 

 

15. Están permitiendo que se involucren otras personas

 

Muchas veces el que una relación sea tóxica no solo depende de las personas que están directamente involucradas en la relación, algunas veces son amigos, familiares y entornos de los que debemos alejarnos cuando vemos que nos hacen daño y nos están afectando.

En pocas palabras debemos custodiar la relación y protegerla siempre de la negatividad de otras personas, porque si te permites que otras personas opinen en tu relación de cosas que no deben opinar, seguramente dejarán que factores externos destruya el amor que se tienen, porque esto es realmente estresante y dañino para un relación y automáticamente se ve envuelta en un ambiente tóxico.

 

 

Los seres humanos siempre queremos amar y sentirnos amados, porque es una de las mayores fortunas y alegrías de la vida, pero muchas veces el mismo corazón puede conducirnos a una euforia tan grande y descontrolada que puede hacernos tropezar y hacer que caigamos en lo que es una relación tóxica. Ten muy presente estas 15 señales para saber si te estás quedando atrapado en una de estas relaciones y no te permitas seguir en el juego, porque indudablemente será algo tormentoso y doloroso que no vas a querer vivir y donde estarán caminando por un rumbo muy diferente al del verdadero amor.

Las relaciones deben construirse con amor y comprensión para que puedan evolucionar y permanecer en el tiempo, juntos deben cambiar esos errores que los hace chocar y que solo lastiman sus sentimientos. Nunca sabremos como se verán las cosas cuando comienzan los problemas; lo que hay que hacer es evitar que lleguen esos malos momentos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba